REVOLUCIÓN HACIA EVOLUCIÓN Viviendo el Nihilismo

Ética
Valores
Moralidad
Contexto
Significado
Ambiente
Cultura
Vida
Fuego
Furia
Existencia

Bookmark and Share

De Revolución hacia Evolución: Viviendo el Nihilismo en el siglo 21

Consigue el libro 'Nihilismo', por Freydis

Una vez las piezas innecesarias y superficiales son despojadas somos dejados con lo inevitable, y lo inevitable es siempre de particular cuidado para el nihilista, y casi cualquier pensador, con la muerte siendo el más obvio factor. ¿Pero qué hay del tiempo mucho más importante antes del final? ¿Cómo vivimos como nihilistas? Aquí hay unas conclusiones finales tomadas del Contraorden en su totalidad…

Ética

Leyendo un artículo sobre los patrones de crecimiento corporal cancerosos de Starbucks Coffee Inc. Me hizo pensar sobre la contradicción entre palabras y acción, que parece ser muy común. ¿Por qué los valores declarados y las subsecuentes acciones de los individuos son a menudo contradictorios? Por ejemplo, ¿por qué las personas despotrican contra una compañía como Starbucks pero luego giran y compran su café caro y demasiado tostado comoquiera? U otro ejemplo, y estoy seguro de que el lector puede imaginarse muchos más, ¿por qué las personas tan a menudo se quejan de la calidad de los programas televisivos pero luego gastan horas viéndolos comoquiera? ¿Por qué el público patrocina sus propias autodescritas instituciones ‘maléficas’ puramente por elección, y en contradicción descarada a sus propios valores expresados? Claramente algo está sucediendo aquí que es más profundo que lo que las apariencias sugieren.

Parece probable que sea que los impulsos continuamente dominan la razón, o muchas personas están simplemente haciendo denuncias y criticismo no basado en su propio raciocinio sino más bien en la mente de grupo –intentando determinar y adoptar valores de grupo. Pero cualquiera que sea la razón para esto, el comportamiento hipócrita comparado con los valores personales autoexpresados no puede ser sicológicamente saludable porque lleva al individuo a un estado crónico de autodegradación.

La separación entre palabras y acción mantenido por un tiempo lleva a un estado perpetuo de hipocresía, y desgasta el subconsciente, reduciendo al individuo a un consumidor flotante e infundado que dice lo que otros quieren oír mientras intenta sonar lógico, pero actuando puramente por impulso y capricho. No es sorprendente que tantas personas se tornen a la religión en esta clase de ambiente, una verdadera tormenta de arena de valores hipócritas y racionalización del comportamiento.

La moralidad religiosa provee un sentido de centro y enfoque, un contexto ético con el cual hacer referencia a través de la vida diaria. No importa que las creencias estén basadas en fantasías arcaicas o tengan poco o ninguna incidencia en la vida moderna, o que un creyente esté tan alegremente diluido en su fe como cualquier otro sin importar cómo y a quién adoren. Las creencias no son lo que cuentan, sino es el marco y el sentido de contexto que crea una estructura para los adherentes en el cual basar su vida diaria. Este código de ética lleva a la salud sicológica al eliminar la hipocresía de valor-acción interna y externa.

Todo el mundo necesita un código y estructura para vivir al que puedan aspirar, pero también uno que puedan realmente seguir en la práctica, no solamente deseo de seguir, para que sus palabras coincidan con sus andanzas –un elemento crítico de salud mental. Esto es también el por qué los creyentes religiosos tienden a ser más honestos en las interacciones diarias y más propensos a cumplir con sus promesas. El éxito aquí significa el hacer un esfuerzo consciente de siempre aparear palabras con acciones. El hacer esto faculta al individuo también porque adquiere la autoridad de la coherencia y la estabilidad mental de la consistencia. Esto es todo lo que la necesidad de creencia en realidad es; muchas personas piensan que requiere de fe y adhesión a reglas arbitrarias de deidades místicas, pero en realidad es simplemente un esfuerzo intencional por el individuo para actuar sobre lo que hablan y hablar sobre lo que hacen. Esto es también el por qué es tan importante el reconocer las limitaciones impuestas a la acción por la naturaleza humana, porque ignorar o negar los límites lleva a un perpetuo estado de derrota en mente y cuerpo.

Para construir este marco necesario para la vida diaria uno debe primero tener una consciencia sólida de lo que pueden hacer, significando la propia capacidad práctica para la toma de decisiones. En otras palabras, simplemente declarando que Starbucks es una estafa no es suficiente si uno conduce a una de sus tiendas a diario al ir a trabajar, y tiene una adicción al café, ¡porque pronto encontrarán sus mejores planes frustrados por necesidad e impulso! Algo tiene que cambiar, o los impulsos son frenados, redirigidos o las propias palabras cambiarlas para que igualen los impulsos. Di lo que haces y has lo que dices.

Valores

Las maquinaciones humanas son casi siempre explicadas como la búsqueda empedernida por la felicidad, y mientras que esta explicación basta en grado mínimo en una discusión casual filosófica, en realidad la mente humana no es tan simple que sólo busca la felicidad en toda acción y decisión. Muchas personas buscan cosas que no los hacen felices, el poder por ejemplo. Muchas personas buscan convertirse en presidentes, primeros ministros y dictadores pero mira cuántos problemas sacan del negocio cuando, y si llegan. ¿O qué pasa con la fama?; los famosos dicen ‘no seas famoso – no vale la pena’, ¿pero quién escucha? Algo profundo está sucediendo aquí…

En realidad la mente humana, y el cuerpo que la sostiene, están enredados dentro de un complejo sistema de relaciones, conexiones e interacciones y tenemos que muy cuidadosamente, continuamente y con mucho esfuerzo, trazar una ruta y medir nuestras acciones contra las consecuencias, y los impactos que nuestros esfuerzos tendrán sobre las personas, los objetos y conexiones en nuestro ambiente. A menos que no sean unos lamentables sicópatas disfuncionales, las personas no son pequeños átomos rebotando por todos lados tratando de sentirse bien todo el tiempo, ¡y los pocos tontos que intentan esto no duran mucho! Es sorprendente cuán pocos parecen reconocer este concepto bastante simple de interconexiones y, quizás porque es tan difícil de cuantificar, este malentendido es especialmente común en la mente masculina.

Más importante de reconocer es que los humanos no son seres vivientes que pueden existir independientemente; los humanos no son organismos unicelulares, son criaturas sociales, altamente conectadas a una red. Todos existimos dentro, y por causa de, una red compleja de relaciones formada entre objetos, individuos y una formación siempre cambiante de grupos compuestos de ambos. Nuestras metas y valores son un resultado directo de este sistema en donde estamos enredados.

Hipotéticamente, la elección de cuál sistema de valor adoptemos depende de qué clase de meta queremos lograr, pero en la práctica raramente sabemos exactamente qué queremos e incluso con menos frecuencia cómo obtenerlo. Así que todo el argumento que caracteriza a la filosofía y la metafísica, como una disección de la mente y el cuerpo humano individual, es una farsa y sólo termina en el mismo argumento sin salida porque no apunta hacia, o encuentra la raíz, del asunto.

El mensaje emanando de la metodología orientada a la reducción del nihilismo sobre los valores es simplemente eso porque nuestra constantemente cambiante y tenue situación, nuestros valores y metas, no son absolutos sino que están en un flujo continuo. Consecuentemente nuestros valores no están fijos sino en realidad muy relativos. Por varias razones típicamente utilizamos un gran esfuerzo para esconder esta ambigüedad de valor, inventando absolutos falsos, como a través de mitos y creencias religiosas unidas por el dogma, pero al final nuestras acciones ponen de manifiesto esto por la locura delirante que es.

La mente y cuerpo humano pleno, y adecuadamente desarrollado, están buscando más que simples intereses propios a corto plazo, pero también buscando el ajustarse mejor en la vasta y casi siempre compleja red ambiental que nos rodea. Esto implica un proceso constante de adaptación, cuestionamiento, búsqueda de soluciones y lucha mientras continuamente creando y destruyendo las redes que caracterizan nuestro ambiente social y físico. Por causa de esto, en esta lucha llamada vida el nihilista tiene una consciencia profunda de no tener nada sagrado y nunca estar muy ligado a nada.

Moralidad

Para ayudar a explicar los fundamentos de la moralidad considera esta situación: alguien varado solo en una isla no puede actuar inmoralmente porque no hay Dios y no hay un juicio póstumo de sus andanzas excepto por los sobrevivientes terrenales. Del mismo modo, como Ayn Rand una vez dijo, ninguna situación sin una decisión puede tener un componente moral. Así que si no tienes una opción o contexto, o si un sistema de valor externo se te es impuesto, entonces no tienes moralidad –no puedes ser moral o inmoral en acción o pensamiento.

En realidad la moralidad misma es un producto de la sociedad, de interconexiones, de vínculos sociales y de la inevitable búsqueda por un equilibrio de poder entre individuos. Además, los códigos morales sirven como herramientas de control pero no necesariamente siempre como una fuerza autoritaria impuesta de arriba hacia abajo sino casi siempre como un medio para balancear el poder entre individuos, para mantener a ‘ellos’ de conseguir más que ‘yo’. La moralidad cambia con el tiempo y en realidad es en sí misma mayormente relativa y culturalmente derivada. Pero los efectos sociales y sicológicos son sin embargo muy reales aun si son inconsistentes y plagados por esfuerzos crónicos de ‘engañar’ o para ‘mí’ el conseguir más de lo que ‘ellos’ hacen.

Yo recuerdo un viejo episodio de Twilight Zone en donde un equipo de exploradores del espacio aterriza de forma forzosa en donde ellos piensan que es un planeta desierto y distante. Ellos proceden a batallar entre ellos mismos sobre la disminución de los suministros de agua, y por lo tanto la supervivencia personal, sólo para eventualmente descubrir que en realidad se estrellaron en el desierto de Mojave y que la civilización estaba un poco más allá de las colinas. Yo pienso que el mensaje hecho-para-la- televisión-para-hacer-sentir-bien, e implícito, era que uno siempre tiene que valorar la vida humana y no ser codicioso. Pero en un nivel práctico el mensaje verdadero es que a pesar de la pre-existente capa cultural y moral sobrepuesta, últimamente el comportamiento humano, significando ‘correcto’ e ‘incorrecto’, es contextualmente definido y fundado sobre la ley fundamental de la supervivencia personal y la propagación.

Utilizando otro ejemplo ficticio, considera la novela clásica por HG Wells, La Isla del Dr. Moreau, en donde el doctor tortura animales usando la excusa del progreso científico -¿qué posición moral esto tiene? ¿Ninguna? Pero el doctor no pudo haber hecho esto sin la continua asistencia del mundo externo a través de suministros, comida y así sucesivamente. Así que el doctor Moreau no está aislado, él está conectado a una sociedad más amplia y puede ser juzgado por sus códigos morales dominantes. A pesar de la moralidad de sus acciones, la ética de su investigación es fácilmente criticada por los resultados perversos que fueron producidos, sin mencionar los motivos originales del doctor que estaban basados puramente en la fe en alcanzar una meta cuestionable. Así que ahora que está conectado al exterior, muchos considerarían las acciones del doctor Moreau el ser moralmente incorrectas. Aquí es donde el nihilismo entra porque argumenta que ‘incorrecto’ o ‘correcto’ son secundarios y no primarios como muchos, especialmente los puntos de vistas religiosos, sostendrán. Correcto o incorrecto es irrelevante si en este caso el Dr. Moreau se puede salir con la suya. Esto es el por qué usar la moralidad como un sistema de seguro social es una forma muy peligrosa de vivir, y por qué la autoridad debe entrar como un gorila de 800 libras, y hacerse cargo para mantener a una sociedad unida con un resultado que es más vasto y complejo que lo que el simple problema original pudo jamás posiblemente producir por su cuenta.

Mientras que no hay correcto o incorrecto en un sentido cósmico, nosotros sin embargo todavía existimos dentro de un marco universal de causa y efecto. Y dentro de los límites de la causa y efecto es claro, aun de una pasada de vista, que ciertos comportamientos son más funcionales que otros –por ejemplo, la cooperación es más universalmente beneficiosa que el conflicto, o aun la competencia en muchos casos. Estos hechos son oscurecidos por los mitos culturales comunes, como la creencia en las luchas de ‘perro-come-perro’ y un mundo de suma cero. Esta mala interpretación de las teorías de Darwin sólo sirve como una excusa conveniente para justificar de otra manera acciones inaceptables de abuso y explotación, acciones que son en última instancia contraproducentes comoquiera.

Además, porque los humanos son criaturas sociales, necesitamos directrices y protocolo de una forma u otra para funcionar colectivamente aun en un nivel rudimentario. La moralidad emerge como un inevitable subproducto de las interacciones sociales de participantes múltiples. Así, aunque mucha de la moralidad es culturalmente variable, elementos consistentes subyacentes pueden ser encontrados. Estos elementos consistentes primero emergieron como resultado de interacciones personales, principalmente adquiridas a través del proceso de socialización en la niñez.

La razón por la cual necesitamos reconsiderar y reevaluar los valores dentro de nuestros códigos morales, junto con nuestros conceptos culturales de correcto y de lo que es considerado incorrecto, es que por tomarlos continuamente en suposición podemos fácilmente ser llevados al extravío o obligados a hacer cosas que son dañinas a nosotros mismos, y a otros. No todas las reglas morales son igualmente válidas, así como las reglas deben inevitablemente cambiar mientras las circunstancias evolucionan, y es por eso que es importante el reconocer de dónde estas reglas que nos obligan a actuar en ciertas formas están viniendo para empezar.

El aspecto realmente notable de la moralidad es que en muchos casos las reglas pueden ser matemáticamente descritas, por ejemplo utilizando la teoría de juegos. Aún más importante, estos valores cuantificables no están restringidos para los humanos, y de hecho también sirven para describir el comportamiento de otras especies de animales también. Porque la moralidad es un subproducto de la vida social otras especies sociales e inteligentes, como aves y monos, exhiben el mismo comportamiento moral que los humanos hacen, enfatizando el aspecto universalmente aplicable de muchas directrices morales y patrones de conducta. [5] Los animales sociales e inteligentes exhiben las mismas necesidades por la justicia y trato justo que los humanos, y hasta aun reaccionarán de manera similar cuando la injusticia se manifiesta. “Es parte de una larga historia evolucionaria en donde la cooperación y la equidad van agarradas de la mano, aun cuando es innegable que tenemos también una racha jerárquica. Esto es igualmente cierto para otros primates, sin mencionar para los caninos, pero ninguna especie acepta estos arreglos verticales 100 por ciento todo el tiempo”. [8]

A menudo se cree que la moralidad proviene de la religión, pero la investigación científica sobre el comportamiento animal, reglas morales y el análisis de la teoría de juegos claramente indica que la moralidad no proviene de la religión o creencias religiosas. En realidad, la religión secuestra las reglas morales y comportamiento asociado para servir motivos ulteriores. La moralidad básica está cableada en nosotros como seres sociales. [6]

A menos que estemos mentalmente o sicológicamente dañados nosotros conocemos intrínsecamente, con la ayuda del proceso de socialización, cómo comportarnos por causa de la consistente causa y efecto, y porque la mayoría de las interacciones son recíprocas en su naturaleza. En otras palabras, tú cosechas lo que tú siembras.

El problema de la moralidad y la mala conducta se reduce por lo menos a dos deficiencias que residen en el individuo, y por lo menos una puede ser corregida. La primera es una carencia de poder. El problema central es la carencia de eficacia personal, y aquellos que se perciben a ellos mismos como impotentes, vendiendo libertad a la autoridad por un sentido de seguridad, y un equilibrio en el fondo en donde si ‘yo’ no puedo tenerlo ‘nadie’ puede. Miedo a la pérdida, también miedo al otro, miedo a que otros adquieran a mi costa por lo tanto el deseo de someterme a la conformidad social, y a reglas especiosas sólo para tratar y aguantarme de lo poco que ‘yo’ tengo ahora. Especialmente en una sociedad transicional las personas están muy inseguras y se aferrarán desesperadamente a cualquier residuo que ya hayan adquirido en la vida.

La primera deficiencia es en gran medida una cuestión de educación, y las cosas que las personas aprenden mientras crecen y se desarrollan. Por ejemplo, si mientras creces siempre se te dice qué hacer, eres criticado por detalles menores, y tienes padres o autoridades que hagan cosas por ti o para ti, entonces una carencia de eficacia, carencia de autoestima y una necesidad de atacar algo dentro o fuera puede resultar más adelante en la vida. En este caso las perspectivas de poder se vuelven pervertidas y un llamamiento a las fuerzas de autoridad puede parecer la única forma de rectificar deficiencias internas; si suficientes individuos son de esta forma ellos forman una sociedad de carácter concomitante. La segunda deficiencia es parcialmente un asunto cumulativo derivado del primero y también de factores externos en gran escala, tal como la inestabilidad ambiental y económica.

Aquellos que controlan las imágenes gobiernan el mundo. Como tal es crítico el manejar tus entradas porque nuestros caracteres individuales son profundamente influenciados por factores externos, desde substancias físicas a lo intangible de las imágenes, pensamientos e ideas –todo se une para crear lo que eres. Así, si quieres controlar lo que eres debes controlar lo que absorbes, tus entornos en las personas, lugares y cosas.

Contexto o Absurdidez

Como ya hemos aprendido la moralidad es relativa y el significado es contextual. Nuestro propio significado esta encapsulado en la identidad personal, y la identidad es la interfaz de nuestro propio autovalor o dignidad, y la apariencia externa compuesta de otros. Un individuo aislado en una isla no puede tener identidad, o máxima identidad que efectivamente es lo mismo, cero o infinita. Pero no tienen futuro también, así que todo lo que hagan es en última instancia sin sentido, aunque no necesariamente sin sentido inmediatamente ya que la supervivencia es una necesidad inmediata y todo lo que funcione hacia el cumplimiento de esa necesidad es significativo, tiene valor. Pero ya que este pobre y solitario ser está condenado a morir comoquiera, y no tienen contexto social para crear significado para la vida cotidiana, entonces su suma es cero. La vida para alguien permanentemente varado solo y destinado a morir solo es por lo tanto absurda, es sin sentido. Todo es absurdo sin una sociedad para contextualizar la acción y el valor, como también un futuro para perpetuar el yo. Similarmente si la realidad es solipsista entonces es absurdo ya que nosotros (o sólo yo) estamos todos varados solos en islas, metafísicamente hablando.

Muchas cosas se ven extrañas o desconcertantes cuando son removidas de su contexto apropiado.Pero ahora podemos ver que el significado es un asunto de dos partes que consiste de lo inmediatamente personal y lo estratégico no personal. El significado a largo plazo sólo puede venir a través de la perpetuación del yo de alguna forma; es una extensión del significado táctico. Aunque el significado táctico es más importante esto no es lo que uno considera cuando se está filosofando, esto no es lo que obsesiona a los filósofos y teólogos. El significado estratégico es la vieja pregunta, ¿por qué estamos aquí? ¿No importa nada? Y así por el estilo. Aunque uno puede lógicamente argumentar que estos asuntos vagos ni tan siquiera importan, parece que hay una necesidad sicológica fundamental de ser convencidos de que sí lo son. Mientras que es posible de explicar este deseo como sólo una extensión del motivo instintivo de supervivencia siendo proyectado a través de una mente inteligente intentando encontrar un medio de alargar la existencia, probablemente tiene algo que ver con el cuerpo humano siendo un vehículo para los genes para perpetuarse en una escala de tiempo muy por encima de cualquier persona en particular, y la naturaleza humana evolucionando dentro de las sociedades.

Ambos, el significado estratégico y táctico está firmemente arraigado en el núcleo genético de todo ser viviente. Esto no es caprichoso sino bastante real aun aunque ampliamente mal entendido y mal interpretado, y por lo tanto abusado y pervertido en la práctica. Este empuje genético está nublado con eufemismos y mística, el alma, el espíritu, el amor y así por el estilo. La simpleza del significado, la vida y todo es su propia decepción dentro de la inteligente e introspectiva mente humana, y más, las personas tienden a manufacturar complejidades para enmascarar la responsabilidad. Maria Montessori, una de los más profundos genios de la ciencia social del siglo 20 (porque operó en observación no suposición), una vez escribió, “Una gran cantidad de tiempo y fuerza intelectual es perdida en el mundo, porque lo falso parece grandioso y la verdad tan pequeña e insignificante”.

Significando verdaderamente que es ‘todo en la mente’ porque tu propia perspectiva personal y actitud literalmente determina si tú vives o cometes suicidio. La voluntad para vivir es biológica; la voluntad para morir es sicológica. El universo físico no le importa en lo absoluto, de una manera o de otra, y continuará tarareando mucho tiempo después de que te hayas ido, así como hizo hace mucho tiempo antes de que estuvieras por sus alrededores. Nuestra propia identidad es definida por conexiones relativas. Si quieres alterar quien eres debes controlar lo que te rodea, lo que las entradas son. La identidad, así como el significado mismo, es en gran manera (pero sin completamente descartar los orígenes genéticos) relativos al entorno.

La risa es un mecanismo necesario de defensa contra lo absurdo. Muchas personas prefieren la negación, escogen el creer en fantasías y arrebatarse en el verdadero buffet de drogas pop desde Dios a la televisión, a la heroína (todo es lo mismo) a fin de escapar, pero el  precio que pagan por una sensación temporera de felicidad es yendo a través de la vida usando una venda espesa, y ambos brazos amarrados detrás de la espalda, metafóricamente hablando. En verdad mucha de la humanidad es muy, pero muy débil para aceptar otra cosa sino narcóticos culturales y autoengaños. A pesar de todo para estos tristes especímenes en un mundo muy peligroso en donde la inteligencia y la astucia son tus únicos verdaderos aliados, el sufrimiento, la confusión y la angustia son sus únicas recompensas. Como Nietzsche dijo a través de Zarathustra, “Para muchos hombres la vida es un fracaso; un gusano venenoso carcome su corazón. Entonces déjenlos ver que su morir es sobretodo un éxito”. Así, dejen que el morir comience.

Por fortuna como especie nos podemos adaptar y superar, o de lo contrario no estaríamos aquí en este planeta, pero sin embargo los que no pueden adaptarse morirán. En un mundo de anomia y cambio rápido, el nihilismo casi siempre actúa como un examen físico para la supervivencia; aquellos que sólo pueden ver un sinsentido y futilidad se autodestruyen a través del suicidio, los sobrevivientes triunfan, y los exitosos ven la oportunidad, el reto y nuevas experiencias.   

Significado

Primero que nada el significado es relativo, es relacional. Toma algo fuera de contexto y pierde su significado, y se vuelve absurdo. Esto es el por qué el significado se ve tan transitorio y difícil de definir, no es un ‘algo’ es un ‘por causa de’ (derivativo). En última instancia la razón por la cual buscamos significado es para establecer nuestra posición social y contexto, y para encontrar un sentido de felicidad, o por lo menos un sentido de desenvoltura momentánea. La posición existencialista profundiza en esto y eventualmente concluye que la felicidad es imposible. Este punto no satisface a nadie y sólo pone de relieve los defectos de la posición existencialista, porque aunque están correctos en darse cuenta que el conflicto es inherente en todas las interacciones sociales no están correctos en concluir que la armonía no puede emerger de la batahola de la vida.

Obviamente nadie quiere ser redundante y sentirse inservible, o que su lugar y potencial son una pérdida. Marx estuvo más cerca de la verdad al darse cuenta que el valor humano está conectado a lo que hacemos, la labor es clave para la felicidad. Nietzsche estuvo aún más cerca al conectar los valores a la fuerza interna de voluntad.

Si miras alrededor encontrarás que algunas de las personas más felices y optimistas son aquellas que poseen sus propios negocios. Trabajan duro pero se mantienen animados, y pienso que hay más que esto que sólo personalidad. Cualquier persona saludable pondrá un esfuerzo enorme en un empeño si satisface por lo menos dos cualificaciones:

1.  Es algo en el cual están interesados y disfrutan de tratar con eso.

2. Las recompensas del esfuerzo son retornadas sin ambigüedades a ellos personalmente, preferiblemente con una conexión directa entre el esfuerzo (la entrada) y la recompensa (la salida).

La tercera cualificación es la azúcar glaceada en el pastel por así decirlo,

3. Otras personas también ganan en el esfuerzo.

Si todas las tres son cumplidas entonces esto es, generalmente, una persona feliz.

Además, el principio de felicidad aquí envuelto no tiene nada que ver con el capitalismo ya que ganancia en términos de dinero es un asunto secundario. La ganancia es sólo un medio de perpetuar la empresa y cuantificar la recompensa. Después de todo, muchas personas trabajan en negocios sin fines de lucro que le sirven a la comunidad, y toman poco o ninguna paga por su casi siempre muy significantes esfuerzos personales; son recompensados por el principio número tres. En efecto, el egoísmo y la necesidad inveterada para la ganancia personal en la vida es un concepto vastamente mal entendido que embrolla algunos aspectos críticamente importantes de la naturaleza humana. La verdadera pregunta aquí es: ¿estamos ganando al tomar o ganando al dar?

Un ejemplo interesante que demuestra la importancia del principio número dos es aquella de los video juegos en donde la conexión entre acción y recompensa no puede ser más clara – ¡y ese es su atractivo! Aun más profundo que eso es la acción, la parte ‘trabajosa’. Siendo productivo (o por lo menos activo) hace dos cosas muy importantes, ocupa la mente con asuntos concretos y substanciales, y conecta al mundo físico con el ser mental.

¿Qué dice de nuestra sociedad cuando tenemos que resistir aun los elementos más mundanos de nuestro mundo moderno, como las hamburguesas y ascensores, sólo para estar saludables?La vida fácil y sobreconveniente genera una carencia general de significado y propósito. En vez, expande los límites conocidos, explora, escala una montaña , aprende nuevas cosas, empuja tus límites físicos y mentales, logra lo ‘imposible’. Redescubre el propósito a través de la resistencia, la fricción y el reto. La vida fácil nos mata, pero la vida difícil nos vigoriza.

Comunícate con otros nihilistas, únete al Simposio para el Nihilismo.

Ambiente

Durante millones de años nosotros como especie, como otras vidas, nos hemos adaptado para ajustarnos a nuestro ambiente, porque el fallar en hacerlo inexorablemente nos lleva a la muerte y aun a la extinción. Esta regla básica de existencia no ha cambiado; todavía debemos ajustarnos a nuestro entorno o sufrir las despiadadas consecuencias. A pesar de todo nuestro desarrollo tecnológico es tan profundo y potente que hemos empezado a crear nuestro propio ambiente aparte de la esfera natural que interactivamente nos creó como seres biológicos. Nuestro ambiente tecnológico artificial es actualmente incompatible con el ambiente natural, como se evidencia por la amplia devastación ecológica que ha sido perpetrada sobre las formas de vida, los océanos, la atmósfera y la tierra del mundo natural. La responsabilidad primaria por la devastación del mundo natural puede ser trazada hasta las creencias religiosas, particularmente al libro sagrado judío y cristiano del Génesis, dictando que la vida y elementos del planeta son para el uso del hombre como su propiedad, generando una mentalidad perniciosa que ve todo como un recurso para ser explotado sin fin para ganancia privada.

Aunque la humanidad está siendo obligada a desarrollar una sabiduría más allá de la explotación de los recursos derivada de lo religioso, los cambios artificiales al mundo natural se han vuelto tan pronunciados que hemos en realidad generado una era geológica enteramente nueva, transicionando del Holoceno que comenzó al final de la era glacial más reciente, en el antropoceno, significando que las actividades humanas están marcando la Tierra en formas que serán detectables millones de años en el futuro, y alterando nuestro entorno en una escala significante en el proceso.

Cuando tú ajustas tu ambiente ya no se ve más ‘caótico’ y ‘malvado’. Piensa en un pantano –para los de afuera aparenta ser un reino miserable y desordenado de oscuridad y decadencia, pero para los habitantes nativos es un paraíso para prosperar.

Así que no sólo nosotros tenemos que ser compatibles con nuestro ambiente artificial, sino que este también tiene que ser compatible con el mundo natural, o nos quedaremos sin recursos en medio de un colapso ecológico. Por fortuna tenemos la tecnología para ajustar nuestro reino artificial, y el poder de alterarnos a nosotros mismos para ajustarnos adentro de este. Desgraciadamente nuestra sabiduría colectiva en la toma de decisiones a menudo falta, y este es el meollo del asunto, porque así como las mentalidades religiosas nos metieron en este lío, los métodos científicos estratégicamente prudentes nos pueden sacar.

Mientras tanto, es crítico el reconocer que la razón física principal para la amplia degradación ecológica, enfermedad, guerras y aun comportamiento incivil es simplemente un resultado del hacinamiento, y de la sobrepoblación de nuestra propia especie como es considerada contra el espacio limitado y materiales que tenemos en este pequeño planeta.

“Mientras más abarrotado se vuelva, más barata se vuelve la vida, y más fácil se vuelve el explotar a las personas”. –Donna Locke, 2006

Tenemos varias opciones y no son mutuamente exclusivas. Podemos reducir el número de nuestras poblaciones, incrementar drásticamente nuestra eficiencia de los recursos, o dejar la Tierra y expandir nuestra frontera.  

Cultura

Aunque la cultura es tan palpable, como es inmensurable y compleja, en realidad sólo es una colección de creencias, valores e ideas comunes que cambian lentamente con los vientos de la moda y la percepción. La cultura funciona como un medio transportando el conocimiento colectivo de una generación a la próxima; y en efecto muchos animales tienen cultura también, así que no es ni única a los humanos. Como participantes, voluntarios o de otra manera, la cultura también sirve como una dimensión con la cual perpetuar el concepto del yo. La cultura es procuración de inmortalidad para los participantes, un regalo egoísta para la próxima generación.

Mucho del conocimiento cultural fue útil en el pasado pero ya no lo es más, y aun podría ser dañino al desarrollo, pero es empujado hacia al frente por la inercia y el hábito. Así, una cultura que no es cuestionada o reevaluada, destruida y reinventada, es un circuito desesperanzado de la historia repitiéndose a sí misma en donde las generaciones subsiguientes deben repetidamente fatigarse contra el mismo dolor, y luchar con los mismos demonios ficticios. Cultura incuestionada es sólo hábito –es la comodidad de la rutina dentro del contexto de la historia percibida. Es enteramente natural para la juventud el rebelarse contra la cultura de sus padres y de sus ancestros para poner a prueba la necesidad, y la validez de las nociones culturales establecidas, para liberar al mundo de las ideas obsoletas y muertas, y creencias dañinas, y a la misma vez para crear una identidad para ellos mismos que esté construida de la base del pasado, y combinada con su evaluación del presente, para poder sobrevivir y prosperar en el futuro.

Conocemos las razones detrás de la cultura pero el asunto importante es ¿qué forma nuestra cultura debe tener? -¿en qué valores nuestra cultura está basada, y qué valores está perpetuando? Si está basada en fe en la fantasía inevitablemente se desmoronará al polvo y girará a todos los ligados al desorden y la autodestrucción. Si en vez de eso esta basada en hechos, escepticismo y una metodología verificable tendrá una longevidad mayor mientras genera paz y prosperidad para los participantes culturales.

Vida

¿Cuál es el significado de la vida? ¿De dónde provino la vida? Estas han sido preguntas humanas fundamentales motivando a teólogos, filósofos y científicos buscando respuestas. De tan lejos como se puede discernir el algoritmo fundamental para todo alrededor nuestro es la habilidad para ser copiados y extenuados. Cualquier cosa que pueda cumplir este rol se propagará y tendrá éxito en diversos grados basado en múltiples factores, como copiar la fidelidad o la astucia en evitar riesgos y burlar opositores. Este es el significado fundamental de la vida; una tautología en que la vida existe porque existe, y continua haciéndolo porque puede adaptarse y vencer.

Mientras la escala de nuestra consciencia aumenta, nuestro casi siempre inflado sentido de autoimportancia se reduce en significado. Y las cosas no son siempre lo que parecen porque a menudo nosotros distorsionamos los eventos actuales a través de los lentes de nuestros impulsos egoístas. Ahora nosotros nos damos cuenta que, contrario a las creencias guiadas por el ego, un ser humano, como toda vida, es el vehículo para la continuidad genética. El animal reproductor es en realidad la forma que los genes utilizan para propagarse y perpetuarse. El culto al ego del individuo ha sido derrocado, a pesar de todo el concepto crítico aquí es el acto de replicación, porque aun las ideas moviéndose a través de un mar de cultura pueden durar más tiempo que los genes.

De dónde la vida provino no es seguro, pero el perfil básico ya es conocido. De espectógrafos los científicos pueden detectar que los químicos primarios de la vida se forman en nubes de gas interestelar, una sopa química calentada por una corriente constante de radiación. Los cometas y los asteroides bombardearon la Tierra primitiva y entregaron los ingredientes químicos básicos necesarios para la vida, como el agua y los aminoácidos.

Curiosamente, casi todos los organismos vivientes sobre la Tierra utilizan los aminoácidos de la izquierda en vez de las contrapartes de la derecha. En los años 90, los científicos encontraron que los meteoritos contenían hasta un 15% más de los de la izquierda también. Esto sugiere que las rocas espaciales bombardeando la Tierra primitiva predispusieron su química para que la vida utilizara aminoácidos izquierdos en vez de los derechos. [3]

Evidencia convincente indica que la vida pudo originarse en respiraderos submarinos alcalinos, consistiendo en rocas burbujeantes plagadas de poros laberínticos, que existían antes que la Tierra tuviera una atmósfera oxigenada.

El último ancestro común de toda vida no fue del todo una célula viviente libre, sino una roca porosa plagada de burbujeantes membranas de hierro-azufre que catalizaron reacciones bioquímicas primarias. Motorizada por hidrógeno y gradientes de protones, este reactor de flujo natural se llenó con químicos orgánicos, dando lugar a la proto-vida que eventualmente estalló como las primeras células vivientes –no una sino dos veces, dando lugar a las bacterias y a las arqueas. [7]

Esta idea ingeniosa resuelve el misterio de dos elementos clave necesarios para la vida celular –una fuente de energía y un paquete discreto protegen las reacciones químicas especiales. Si este es el caso la situación necesaria, y los ingredientes para la vida, para empezar deben ser extraordinariamente comunes en todas partes del Universo.

Pero si la vida realmente sí se originó en la Tierra lo hizo sospechosamente rápido –lo más pronto posible, inmediatamente después de su formación durante cataclismos volcánicos tumultuosos e impactos violentos de meteoros. Ya que la situación necesaria e ingredientes para la vida comenzar deben de ser extraordinariamente comunes en todas partes del Universo, no es un gran salto el considerar la posibilidad de un origen cósmico para la vida en una teoría llamada panspermia o exogénesis. En dos experimentos separados la India lanzó cohetes para buscar señales de vida en la atmósfera superior, en lo que se pensaba que era una región inhóspita para los seres vivos, considerando los niveles altos de radiación. A pesar de todo, vida encontraron –tres especies previamente desconocidas de bacterias. [4] Increíblemente, estos dos experimentos establecieron que la vida puede sobrevivir en el espacio exterior.

Concepto de la NASA para una colonia en la Luna.Si la vida empezó aquí en la Tierra, o en algún lado en el espacio y fue entregada a la Tierra por un cometa o asteroide, el punto es que nuestra misma existencia física es el resultado directo de eventos cósmicos. Saltando de químicos inorgánicos a células autoperpetuándose, la vida eventualmente evolucionó en seres sensibles, ¡capaces de reconocer lo que ha pasado!

La conclusión lógica es que la vida debe ser ubicua, aun si está aislada y oculta de nuestra actual y muy limitada capacidad para la detección. Esta realización contiene una enorme importancia. Como seres vivientes no somos los únicos o solos en el Universo. Ya no más es la Tierra una anomalía y podemos establecer un contexto para nuestra existencia como parte del gran Universo. Nuestro esfuerzo y lucha no tiene que morir aquí, solo y olvidado.

Por decenas de miles de años las personas han mirado al cielo nocturno a una asombrosa multitud de fuegos dispersos. Ellos inventaron historias y creencias religiosas elaboradas para explicar las luces ardientes. Los antiguos griegos desarrollaron la filosofía como una forma de explicar los eventos y fuerzas por la retórica subjetiva. El método científico fue desarrollado y compitió con la filosofía y la religión, eventualmente superando a ambas proporcionando conclusiones objetivas, verificables y predecibles. Entre la religión y la filosofía, y entre la filosofía y la ciencia, alguien imaginó un estado diferente de asuntos, y otros ayudaron a crearlo. Un flujo volcánico de lava casi sepulta una señal de tránsito en Hawaii.  La filosofía fue derrocada y los puntos ardientes en el cielo resultaron ser estrellas, y las estrellas resultaron tener planetas propios, y algún día incluso vamos a encontrar qué hay en esos planetas.

Mientras tanto, las fuerzas naturales de nuestro pequeño y dinámico planeta están continuamente creando lo nuevo al destruir lo viejo, y un balance emerge de este estado natural de caos. A pesar de todo, el esfuerzo humano casi siempre lucha para retener el estatus de las cosas mucho después de que se transforma de un beneficio a una carga. Una vez fue una blasfemia el sugerir que la Tierra giraba alrededor del Sol, en lugar de ser el centro de todo. Aún hoy la selección natural y la evolución biológica son atacadas como heréticas. Del mismo modo que una vez fue la familia, y luego sólo fue la tribu, luego la nación, el imperio, el estado, la institución global y ahora la red. A pesar de la fuerza de la inercia cultural y el conservadurismo social, las ideas superiores y metodologías predecibles inexorablemente suplantan lo inefectivo e inservible.     

Fuego – Ni aun los saludables están a salvo en un bosque de enfermedad

El nihilismo es casi siempre mejor transmitido dentro del contexto de paralelos biológicos porque son tan concisamente aplicables para nuestra supervivencia. Un ejemplo primo reside en las vastas extensiones de tierra salvaje forestada dentro de la parte occidental de Norte América. Si vives cerca o visitas los bosques verás el número de muertos, los árboles enfermos y moribundos, monumentos macabros a un dilema generado por cien años de errores y ‘soluciones’ humanas. Miles de millas cuadradas muestran sistemas naturales guiados a estados antinaturales formando un orden desbalanceado que ahora desafía la resolución excepto por la devastación completa.

Cien años atrás los bosques de la parte occidental de Norte América consistían de alrededor de 70 porciento de pinos ponderosa y 30 porciento de abetos Douglas y gigantes. Hoy el orden está invertido, y esto Una tormenta de fuego en el parque nacional Yellowstone.es un problema importante porque los gusanos dañinos de mariposas nocturnas atacan, comen y matan abetos, pero no comen pinos ponderosa. Los programas de conservación errantes, casi siempre necesarios como resultado del desarrollo humano invadiendo cada vez más en los bosques, han tenido consecuencias no deseadas porque la prevención de todos los fuegos forestales ha creado un estado muy antinatural.

Los pinos ponderosa necesitan fuegos regulares, y antes de que los esfuerzos de supresión de fuegos tomara lugar, un fuego a través del suelo quemaba a través de los bosques una vez de cada diez años. Estos fuegos limpiaban la maleza dándole a los pinos jóvenes espacio para crecer, y con una corteza naturalmente resistente al fuego los pinos maduros prosperaban. Pero sin los fuegos regulares de limpieza los árboles pequeños y la maleza se multiplican, y esto beneficia a los abetos Douglas que toleran más sombra que los pinos. Los abetos Douglas se han proliferado a través del Oeste Americano a expensas de los pinos resistentes al fuego.

Cuando un fuego ocurre en un bosque lleno de maleza el fuego fácilmente salta a los topes de los árboles, creando una incontrolable corona de fuego. Cuando una corona de fuego ocurre es tan severo que los bomberos sólo pueden retirarse y defenderse en otro lugar.

Mientras las infestaciones de gusanos de mariposas nocturnas se propagan así también los efectos perniciosos, eventualmente creando un ‘evento de sustitución de posición’, un fuego que quema el bosque completo hasta el puro suelo. Como un experto lo puso, “El bosque está listo para un cambio catastrófico”.  

Todos los veranos los equipos de noticias cubren los brotes de fuegos forestales y cada año los incendios se vuelven más extendidos, difíciles de controlar, y más fatales para las casas y los bomberos. El fuego, usualmente en la forma de rayos, es una parte natural del ciclo de vida natural del bosque sirviendo para limpiar detritos en el suelo forestal, y prevenir el hacinamiento de los árboles. Estas quemas naturales periódicas previenen el holocausto antinatural de incendios a gran escala que ahora presenciamos cada verano. Este es el resultado de un acercamiento dogmático a la ‘preservación’ del bosque guiado por un activismo ambiental caprichoso, y junto con intentos equivocados industriales y gubernamentales de alterar el equilibrio y explotar la naturaleza como un ‘recurso’. Consecuentemente la única forma que el bosque puede ser salvado es dejarlo solo, déjenlo que se queme hasta el suelo, y dejen que los árboles empiecen de nuevo y crezcan otra vez desde la semilla.

Las mismas partes malévolas responsables por reducir los bosques occidentales a un estado de muerte prolongada han traído a la vida humana a un punto bajo igualmente enfermizo. Culpa al gobierno por políticas horrendamente defectuosas y cortas de visión. Culpa al ambientalismo monomaniaco, y la legión de ideologías similares dogmáticas. Culpa a los medios masivos de comunicación por llevar puntos de vistas erróneos excesivamente simplificados y filtrados de la realidad, la verdad de caricatura Smokey Bear, de prevención maníaca del fuego y ‘de construir una casa en el bosque’; todo el tiempo fallando en debidamente explicar la ciencia detrás de los fuegos o el peligro de vivir en la tierra salvaje. Culpa la industria por cerrar la vida natural para empezar y, o bien, talar o replantar con los árboles incorrectos así como importando especies extranjeras que toman posesión y causan estragos, todo para mejorar la producción de pulpa, crecimiento rápido o cualquiera que sea la razón.

El nihilismo no es una filosofía abstracta, es tangible y de importancia imperativa. Así como nuestros bosques se han vuelto inestables y condenados a la destrucción, deformados a donde la enfermedad, las enfermedades y la muerte son endémicas, y así también nuestra propia sociedad. El bosque de nuestra sociedad se ha vuelto letal para los habitantes humanos, un sistema natural crónicamente dañado, el equilibrio fracturado y llevado a estados antinaturales. Pero es un cambio lento, sólo lo suficientemente lento que muchos pueden entretener la noción que todo está bien mientras aquellos problemas desconcertantes serán todos rectificados sin pagar un precio personal o consecuencias colectivas dañinas. Pero en paralelo con la propagación de malestar inconsciente viene el conocimiento de lo que unos pocos pueden admitir incluso a sí mismos –el final está muy cerca y sólo hay una sola salida.

Para un nihilista, la destrucción para la supervivencia no es contraintuitiva, sólo es sentido común, y toda la tecnología, toda la fe, toda la oración y todo el esfuerzo por pararlo no demorarán ese evento final.

Furia Más allá de lo Correcto o Incorrecto

Detonación Nihilista, por Freydis, 2010

Los primeros años del siglo 21 ya han destacado por estallidos cada vez más generalizados y violentos de furia guiada por jóvenes de suburbios, creciendo desde los rangos de los empobrecidos, hacia la clase trabajadora, y ahora incluyendo aun a la clase media. El fusilamiento intencional por la policía de Alexandros Grigoropoulos de 15 años en Grecia provocó disturbios y protestas en diciembre del 2008, pero esto sólo fue el catalítico que desató el coraje cocinándose a fuego lento sobre problemas sociales y económicos mucho más grandes. Como resultado miles de griegos escenificaron protestas en las calles y disturbios violentos, atacando a la policía y a la propiedad, y creando el más severo disturbio civil desde el colapso de la dictadura militar de Grecia en el 1974. [1] Sin embargo, a diferencia de las protestas públicas tradicionales planificadas y organizadas para dirigirse a una, o a unas cuantas, cuestiones clave y luego los manifestantes retornaban más tarde a sus casas, la nueva furia es notable por su espontaneidad y la falta de un objetivo claro de parte de aquellos envueltos.

Las acciones en los suburbios de Paris, y otras ciudades en Francia en el 2005 y en el 2007, y de toda Grecia en diciembre del 2008, son ejemplos potentes de esta nueva furia. Es más, este es el nihilismo por la definición de un diccionario: Cuando las condiciones en la organización social son tan insalubres como para hacer de la destrucción deseable por su propia causa  independiente de cualquier programa o posibilidad constructiva. Después de ver demostraciones pacíficas ser ignoradas por las autoridades, el votar produce ningún cambio político de fondo, y la brecha entre los ricos y los pobres, y lo que aquellos en el poder hacen y lo que todos los demás necesitan crece cada vez más amplia, es sólo natural que el coraje violento y desenfocado emerja de injusticia crónica y la privación de derechos.

Grecia Atenas, diciembre 20, 2008Los pos-anarquistas no tienen héroes, nada en qué creer, ningún futuro progresivo al cual esperar, y todo a su alrededor está FUBAR (i.e. jodido más allá de lo reconocible). Esto es puro nihilismo; todo está mal así que demuélanlo todo. Esta es una generación de nihilistas sin una etiqueta, viviendo en un mundo anómico, muchos careciendo aun de un nombre para llamarse a sí mismos ¡o un símbolo de reconocimiento! Puede ser una furia nihilista tácita, pero en el proceso se nos recuerda que la única manera de ser escuchados por aquellos en el poder es a través de explosiones violentas porque las protestas pacíficas son ignoradas. Para que tu voz y preocupaciones sean reconocidas por aquellos en el poder tienes que sacudir las cosas y forzar a las autoridades a responder. Y sin una resolución y una solución la furia sólo crece.

[L]a nueva generación de guerrillas urbanas no ha tratado ni de obtener el apoyo popular ni de explicar sus acciones. En vez de eso, la Secta de Revolucionarios, considerada por los expertos de ser una rama de la Lucha Revolucionaria –un grupo que hizo su estreno con un ataque con cohetes a la embajada estadounidense en el 2007, y también se piensa que están detrás del ataque en el Citibank –se ha destacado por su cinismo frío y marcada carencia de ideología. “Nosotros no hacemos política, hacemos la guerra de guerrillas”. Declaró [en Grecia, febrero 2009]. [2]

Así, mientras las autoridades tratan de suprimir el nihilismo, y los filósofos debaten cuán malo es, el sentimiento se mantiene y se extiende a pesar de la opinión oficial. Esta revuelta amorfa tiene que ser llevada hasta su conclusión natural, de lo contrario es como el intento de rescate del gobierno de la economía destruida. –rescatar criminales billonarios y bancos rotos cuando si permitimos el fracaso natural podemos expurgar los errores, castigar a los culpables, y seguir adelante.

Una vez tú empiezas a visualizar un mundo que es diferente, un sistema que nos gusta y en el cual queremos participar en contraposición al actual establecimiento de la autoridad predicado sobre la negación de los derechos en masa, has hecho tu primer paso hacia su creación.

La Existencia del Siglo 21

La existencia es predicada por las relaciones, así como el significado emerge de las interacciones de aquellas relaciones vivientes. Así como las sociedades humanas primitivas, y de hecho mucha de la vida, funciona en un estado nominal de equilibrio con el entorno circundante, debemos formar un nuevo estado de balance nominal entre nuestros entornos y nosotros mismos expresado a través de una serie de relaciones. Los humanos tecnológicamente primitivos tuvieron que hacer esto a través de mitos y creencias que fueron gradualmente desarrollados sobre cientos, aun miles de años basados en interacciones continuas y constantes con un ambiente natural relativamente estable.

Sin embargo, hoy vivimos en un ambiente avanzado, principalmente artificial, elaborado por nuestra propia empresa y estructurado para nuestro propio beneficio a corto plazo. –pero a costos a largo plazo que son raramente incluidos en los gastos cercanos. Si hemos de sobrevivir individualmente y colectivamente nuestro nuevo equilibrio debe ser uno basado sobre las mismas fuerzas consistentes, verificables y predecibles que utilizamos para construir nuestros entornos –principalmente la física, las matemáticas y la ciencia en general. Esto requiere un enfoque diferente radical para vivir que lo que hemos experimentado en nuestro pasado colectivo, así como nuestro propio entorno ya ha cambiado radicalmente de los patrones tradicionales de estilos de vida.

Aunque no podemos volver atrás a un pasado estancado, podemos ir adelante hacia un dinámico y fructífero futuro. Pero la evolución no ocurre sin costo o sacrificio. Las creencias arcaicas y tradicionales todavía dominan los valores y suposiciones sociales a pesar de que cada estructura que hemos construido ha sido a través de un punto de vista completamente diferente, ¡aquel de la razón y la ciencia! Los valores y las creencias a las que todavía muchos se aferran ahora nos guían colectivamente hacia callejones de autoderrota sin salida mientras nuestras palabras, ideas abstractas y expresiones son demasiado a menudo contradecidas por nuestras acciones reales basadas en necesidad o deseo. Como ha sido dolorosamente obvio en medio de una crisis económica que ha roto récord, colapso épico ideológico, sangrientas guerras religiosas y anomia extendida, mucho de lo que ha sido aceptado como verdad ha resultado ser mentiras abominables, mientras los dioses sagrados han fallado, y autoridades supuestamente abrumadoras se han convertido en polvo bajo el escrutinio y el desafío público.

Como el científico social Gustave Le Bon una vez dijo, “El principio de una revolución es en realidad el fin de una creencia”. Sigue el ejemplo de Miguel Bakunin y enciende los fuegos de la revolución alrededor del globo, una creencia a la vez.

Hasta que nuestras palabras coincidan con nuestras acciones, y nuestras acciones coincidan con nuestras palabras, hasta que nuestros valores estén finalmente basados sobre elementos consistentes, nosotros solamente lucharemos tontamente contra fuerzas inviolables mientras nos revolcamos en un pantano de sufrimiento, contradicción interna e hipocresía social perjudicial. Para poder vencer debemos probar para encontrar la debilidad, mientras abiertamente retando suposiciones y creencias establecidas para poder saber qué se mantiene válido, y qué simplemente es mito. En la vida no es suficiente que sólo se diga las respuestas y decir qué hacer, porque algunas respuestas pueden ser correctas para uno pero no para otro, o inválidas en un lugar o tiempo diferente. Este es el por qué ‘aprender’ por mandato es uno de los defectos más estridentes y dañinos del sistema establecido de educación. A la larga tienes que aprender las respuestas por ti mismo, pero más importante todos necesitamos una metodología robusta para ser capaces de encontrar respuestas válidas sin importar el tiempo, lugar o la situación. Recuerda, tú no puedes controlar tu propia vida hasta que empieces a pensar por ti mismo.

Así como María Montessori hizo lo que Friedrich Nietzsche no pudo como filósofo –convertir ideas radicales en una metodología práctica, así es hoy en el siglo 21; necesitamos una revolución para establecer una metodología que nos permita evolucionar y desarrollarnos en un nivel social y ambiental en relación con nuestra tecnología, para que una fuerza no sobre exceda la otra.

Como nihilistas somos exterminadores de creencias, enemigos de la hipocresía social y opositores de una sociedad que fuerza comportamientos aberrantes y contradictorios creando valores esquizofrénicos, y angustia mental. De esta manera los nihilistas son catalizadores, son rayos prendiéndole fuego al bosque enfermo y moribundo, y obligando un nuevo paradigma a crecer en la recién ausencia, en la nada de un apocalipsis vigorizante y saludable.

-- Freydis


1. Policía ‘apuntó en dirección de’ niño escolar griego, por Helena Smith, El Observador (Reino Unido), enero 18, 2009.

2. Amenaza de muerte a los medios de comunicación griegos mientras terroristas traman estragos de bomba, por Helena Smith, El Guardián, febrero 22, 2009, (itálicas añadidas para dar énfasis).

3. Asteroides acuosos pueden explicar porqué la vida es ‘zurda’, por Hazel Muir, Nuevo Científico, marzo 17, 2009.

4. Descubrimiento de nuevos microorganismos en la estratósfera, ISRO, marzo 16, 2009.

5. El documental Mentes de los Animales (1999) presenta un increíble vistazo hacia la vida inteligente animal que revela el funcionamiento interno del comportamiento moral en animales sociales, y mucho más.

6. Para una explicación interesante sobre cómo un sentido moral básico está construido en nosotros y la manera en que la religión lo secuestra lee La Religión Explicada –Los Orígenes Evolucionarios del Pensamiento Religioso, por Pascal Boyer, 2001, Libros Básicos.

7. ¿Fue nuestro más antiguo ancestro una roca motorizada por protones?, por Nick Lane, Nuevo Científico, octubre 19, 2009.

8. Juego Limpio: Los monos comparten nuestro sentido de injusticia, por Frans de Waal, Nuevo Científico, noviembre 11, 2009.

Debemos derrocar las condiciones materiales y morales de nuestra presente vida diaria. ... Debemos primero purificar nuestra atmósfera y completamente transformar el ambiente en el cual vivimos; porque corrompe nuestro instinto y nuestra voluntad, y constriñe nuestros corazones y nuestra inteligencia.
- Miguel Bakunin

   

ABOUT / BOOK

FORUM / NEW

SEARCH

 Contenido & Diseño por Freydis
Traducción: C.L. Miranda
Actualizado: Marzo 2010
Creado: 2009